#HC MIXTAPE Discos Entrevistas Especiales Noticias

2017 en 60 discos

Los favoritos de este año en la ofi de #HC (10 a 1)

21 diciembre, 2017 / Vitor P

top_10_2

Como cada año llega el momento de reflexionar y analizar los discos que más nos han acompañado en estos últimos 12 meses, esos discos que han dejado en nosotros un poso muy jugoso y que no han parado de sonar en las oficinas del equipo de Hunger Culture.

No decimos que sean los mejores discos que se han hecho este año, porque ese concepto de “lo mejor” es muy subjetivo y banal, pero sí que son 60 discos muy especiales para nosotros y que nos gusta compartir con nuestros lectores y amigos del blog.

Este año hemos confeccionado una única lista con 60 discos, discos producidos en latitudes tan dispares como Vancouver, Tokyo, Suecia, Colonia, Londres, California, Berlín, Bristol, Asturias o Barcelona.

[Nota del autor: al confeccionar nuestra lista no se han tenido en cuenta reediciones tan maravillosas como las de Jan Jelinek – Loop-Finding-Jazz-Records, Ron Trent – Prescription: Word, Sound & Power y Midori Takada – Through The Looking Glass, que sin duda ocuparían el número 1]

Tras un recorrido dividido en 6 partes y con 50 discos ya desvelados, toca el momento de finalizar nuestra lista anual con los 10 álbumes que más han sonado este año en nuestra oficina, esperamos que nuestra selección os guste tanto como a nosotros nos gusta compartirla con vosotros:

10. KEDR LIVANSKIY – ARIADNA (ариадна) (2MR)

La artista rusa Yana Kedrina (aka Kedr Livanskiy) abre los primeros 10 puestos de nuestra lista con un increible disco lleno de techno ensoñador y voces etéreas construído a base de sintetizadores analógicos, unos sintes que ella ama y de los que habla así: “Synthesizers help me maximally feel the present moment”. Ariadna es un manifiesto de 9 tracks en los que intuimos la influencia del viejo electro de Kraftwerk, la IDM fantástica de Boars of Canada y los resplandecientes ambientes de Cluster, con los que ella vertebra una fusión hermosísima, profunda e hipnótica de calado lo-fi y sonido techno-pop.

9. TENDERLONIOUS + DENNIS AYLER – 8R1CK C17Y (22A)

Algún lp de la crew de 22A (Jeen Bassa, Yussef Kamaal, Henry Wu, Al Dobson Jr, Mo Kolours o Ruby Rushton) tenía que estar en lo más alto de nuestra lista y este no es otro que el debut colaborativo de los artista británicos Tenderlonious y Dennis Ayler, quienes firmaban en verano 8R1CK C17Y, la referencia número 17 de la plataforma de South London y que refleja cómo es la vida real en clave musical de esta vibrante zona londinense (Southwark, Lambeth, Bankside y Greenwich) con una fusión espeluznante de música de baile de raíces jazz plagada de groove, funk y soul al que también suman registros de otras tradiciones como el afrobeat, el hip hop o la música latina.

8. THE MOLE – THE LA PLANET (MAYBE TOMORROW)

El célebre artista franco-canadiense Colin de la Plante publicaba su tercer disco de estudio bajo el alias de The Mole con el título de De La Planet, todo un arsenal de sintetizadores virtuosos que rezuman house alienígena de aspecto sucio, que supone su tercer disco en formato largo y una vuelta hacia “la quintaesencia” del sonido de The Mole, siempre atraído por un sonido que parezca lo más vivo posible, con percusión orgánica, sintetizadores excitantes y un aspecto retro muy marcado, aunque sin dejar de lado asperezas sintéticas o palpitaciones futuristas.

7. SHINICHI ATOBE – FROM THE HEART, IT´S A START, A WORK OF ART (DDS)

La última referencia del artista japonés Atobe Shinichi alias Shinichi Atobe venía a reafirmar su papel como figura esencial del movimiento dub techno de los últimos años, en los que ha publicado otros discos esenciales del género como Butterfly Effect y World y en los que son constantes los ecos a Chain Reaction, Basinski, Basic Channel o GAS, pero también a las bandas sonoras italianas o a los discos de librería. Un disco que mantiene un incohesión constante, que contiene algunos tracks planchados en el año 2000 y en el que materializa una narrativa distante y espaciosa formada por texturas, arreglos y melodías de una calidad increiblemente alta.

6. FOREST SWORDS – COMPASSION (NINJA TUNE)

El sello independiente de culto Ninja Tune publicaba el tercer álbum de estudio del artista británico Matthew Barnes más conocido como Forest Swords, un disco conmovedor, brillante y desgarrador, bebedor de los efectos hipnóticos, los reverbs asonantes, los pianos lamentosos y las voces angustiantes de su anterior lp Engravings, un disco que trata acerca de crear emociones sin palabras y del intercambio de significados de las cosas. Moviéndose como nadie entre las fronteras pantanosas del dub techno más comatoso con incursiones en el ambient o el folk ancestral, Compassion muestra de nuevo a un Barnes centrado en la mezcla de contenidos muestreados y sintetizados junto a artefactos acústicos y digitales que somete entre vocales recortadas que forman frases sin apenas palabras.

5. PATRICIA – SEVERAL SHADES OF THE SAME COLOR (SPECTRAL SOUND)

El nuevo disco del productor americano Max Ravitz aka Patricia es un disco de una calidad tan alta que resulta difícil de catalogar y de describir. Un disco (el tercero bajo este alias) del que se desprenden cantidad de giros, de contraposiciones, de melodías finas, de sonidos orgánicos y de texturas mutantes, y que por lo tanto resulta un tanto inaccesible en una primera escucha, pero cuya grandeza crece a pasos agigantados con las escuchas sucesivas. Un disco extenso con 15 cortes pintados en tonos de electro delicado, de house amorfo y expansivo, de downtempo sulfuroso coloreado con funk opaco y de techno aventajado con insinuaciones ácidas. Imprescindible!

4. THUNDERCAT – DRUNK (BRAINFEEDER)

La etiqueta angelina Brainfeeder (Ninja Tune) publicaba el tercer lp del virtuoso artista americano Stephen Bruner más conocico como Thundercat bajo el título de Drunk, una obra maestra en la que el compositor, bajista y vocalista (hijo del reconocido baterista de jazz, Ronald Bruner) muestra toda su virtuosidad en forma de electrificantes estructuras jazzísticas (y sampleados imposibles como los de Sonic The Hedgehog o Dragonball Z) en las que cuenta con colaboraciones de lujo como las de Flying Lotus (hasta en 8 tracks), Kamasi Washington, Wiz Khalifa, Louis Cole, Pharrell Williams, o el regreso de su trabajo junto a Kendrick Lammar en Walk On By, además de los icónicos artistas Kenny Loggins y Michael McDonald en esa balada titulada Show You The Way. Drunk es un viaje épico lleno de melodías vocales (en el que muta sus últimos acercamientos a la incertidumbre provocada por la muerte hacia terrenos más vivos), rebosante de ambientes elegantes, de texturas eléctricas y de cualidades sonoras psicotrópicas, que derivan unas veces hacia la melancolía y en otras ocasiones se transforman en delirantes piezas de jazz sensual y orgásmico, dependiendo muy mucho del colaborador que ponga sus manos en cada pieza, un total de 23 de duración corta que le confieren al album un dinamismo espectacula.

3. DJ PYTHON – DULCE COMPAÑIA (INCIENSO)

El productor americano Brian Piñeyro (antes conocido como Dj Wey) firmaba su debut en formato largo bajo el alias de Dj Python con un increible lp titulado Dulce Compañía que veía la luz a través de Incienso, el nuevo sello de Anthony Naples y Jenny Slattery. El joven y versátil productor de Queens realiza un ejercicio complejo y muy elegante en el que no se deja llevar por el moombahton o similares, apostando por las raíces del dembow para combinarlas con atmósferas de profundo deep house, con percusión orgánica y sintetizadores brillantes, que en un contexto de etiquetas rígido podría denominarse “deep reggaeton”.  Uno de los discos que más nos ha sorprendido este año formado por “Ocho hits etéreos del más único y provocador calibre: mezclando deep house, shoegaze, trance y, por supuesto, reggaeton”.

2. KENDRICK LAMAR – DAMN (UNIVERSAL)

El quinto disco en formato largo del icónico artista americano Kendrick Lamar trasciende los límites del rap y lo eleva a un papel de transformación vital, de proyección lingüística y de interpretación que difícilmente es igualable hoy en día en la escena rap. Damn reinterpreta símbolos a través de rimas furiosas e historias magníficas en las que narra como será su propio futuro en una USA que vive momentos de incertidumbre social. Una obra maestra del género (con menos acercamientos al jazz o al funk que su anterior disco “To Pimp a Butterfly” pero con altas dosis de G-Funk, de R&B, de trap o incluso de rock) en la que Lamar cuenta historias en primera persona como nadie y lo hace contraponiendo antagonismos y articulándolos por medio de términos íntimos y humanos, con referencias por ejemplo a su sobrina, a su prometida o a sus debilidades; y también con acidez mediante ataques directos por ejemplo a la cadena derechista Fox News, a los raperos obsesionados con las RRSS, al presentador Geraldo Rivera, etc. Masterpiece!

1. OCTO OCTA – WHERE ARE WE GOING ? (HONEY SOUNDSYSTEM)

Nuestro disco favorito de este año lo firmaba la productora norteamericana Maya Bouldry-Morrison más conocida como Octo Octa, quien publicaba en el mes de marzo su nuevo álbum de estudio con el título de Where Are We Going? a través del sello californiano Honey Soundsystem. Este disco siginificaba el tercero en la carrera de la artista afincada en Brooklyn tras los dos anteriores publicados en 100% Silk, “Rough, Rugged, And Raw” en 2011 y el más reciente “Between Two Selves” publicado en 2013, además de un buen puñado de eps que han visto la luz en sellos como Running Back, Argot o Skylax. El sonido de Maya (como buena nativa de Chicago) siempre se ha visto salpicado por tierno deep house, por acid, por techno subterráneo y por pinceladas de retro-house con un marcado carácter melódico, aderezado con tonalidades vocales llenas de sampleados y voces repitcheadas bebedoras del R&B que se retuercen entre estructuras ondulantes que representan tensión y liberación. Musicalmente el disco es de una belleza excepcional, poniendo gran énfasis en retorcer los bombos y las cajas y dotar de vida todo su entramado melódico. Este nuevo disco encierra además un fuerte componente autobiográfico, reflejando alguno de los momentos que ella ha vivido a lo largo de los últimos años, sobre todo desde que en 2012 iniciase un proceso de cambio de género.

Comparte
info@hungerculture.com
He leído y acepto condiciones legales
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información.
Aceptar